Ir al contenido principal

CLÁSICOS

No leí a los clásicos.
No escuché a los clásicos. 
Estoy cada vez más lejos de las certezas y de saber quién soy.
Mi cuerpo se independiza de mí y se me hace extraño, cada mes un poco más extraño.
La falta de certezas me agiganta la tristeza, que se me asemeja, cada mes más, en altura y peso. 
"Que fluja", me dicen. "Dejá que fluya". 
"Que fluya, que fluye, que fluya", me dicen. Pero no me enseñan el cómo, porque tiene que fluir. 
Yo los miro y pretendo entenderlos.
Estoy considerando tatuarme un pececito que me recuerde que debo fluir.
La pregunta que me desvela es el dónde. ¿En qué parte de mi cuerpo envejeciente un pececito se sentiría a gusto?
¿Cerca del agua? Los ojos. Pero su instinto lo llevaría a nadar en un mar de lágrimas. No.
¿Cerca de la tierra? Los pies. Pero buscaría los restos marcianos de la lluvia de ciudad. 
¿La boca? ¿La lengua? Pero nadaría en un mar de gelatina, sin corriente ni destino y con fecha de caducidad. 
Entonces, pues, será la palma de una mano el hogar elegido. Ahí será testigo de mis intentos de vuelo fallido. Y, al juntar las manos, puedo crear la posibilidad de un charquito que lo entretenga. La posibilidad de un río que lo contenga. 
Volar el río, nadar el aire, fluir la palma, beber el río. 
Tomar el aire, formar laguitos entre mis manos para que un pez tatuado, ficticio, inmóvil y cautivo intente fluir, aunque termine desteñido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

TODOS NOS LLAMAMOS ALI - 1974- R.W. FASSBINDER

“La felicidad no siempre es divertida” El miedo que come el alma al que refiere el título original ( Ali: fear eats the soul ) sobrevuela la película. Miedo a una sociedad que rechaza a esta pareja (ella varias décadas mayor, él inmigrante de color) que como reacción se aísla, primero junta, después por separado. Miedo a la felicidad y su precio; miedo a la soledad que los lleva a estar juntos para no seguir solos; que va y viene, rodeándolos, como la cámara, que empieza siendo una amenaza a la que se terminan acostumbrando. Resulta llamativo que esta historia de amor destemplada, sin comienzo ni final feliz, se haya inspirado en aquel melodrama clásico de 1955, “All that heaven allows” de Douglas Sirk. Los movimientos de cámara (no de zoom) que en aquella acercaban al espectador a la intimidad de sus personajes, en ésta se acercan para luego alejarse, dejándolos dentro de la habitación, desnudos o bailando mientras enmarca, desde lo oscuro, la imagen que ha creado. Y así se explicita

Sobre "Muchachos, la película de la gente".

Filmar lo popular, construir lo argentino El jueves 7 de diciembre se estrenaron dos películas sobre el Mundial en el que Argentina ganó su tercera copa. Una,  Elijo creer , es la película oficial de la AFA. Su relato está construido mediante entrevistas de estudio, tranquilas, con distancia histórica y en la que tienen voces los protagonistas en primera persona. Es decir, considera como protagonistas solo a los que jugaron el mundial.  Mientras que  Muchachos, la película de la gente  es todo lo opuesto. Y desde los poster de ambas se plantea la clara diferencia. Mientras que  Elijo creer  pone a Messi en el centro de la imagen, con la copa en la mano, y con algunos de los jugadores satelitales a su estelaridad,  Muchachos  muestra a la selección fundida en un abrazo sin rostros sobre un mar de personas.   Ambos filmes se insertan dentro de una tradición que comenzó con  La fiesta de todos , la película oficial del mundial del ‘78, dirigida por Sergio Renán y con pequeños sketch cómic

LAS MEJORES PELÍCULAS DEL AÑO (para mi)

Como todo ranking, éste es subjetivo y caprichoso. Tampoco tiene orden de prioridad. Es decir que está compuesto por películas que ahora forman parte de mi. Son distintas entre sí y casi todas pude verlas en pantalla grande, dato no menor ya que cada vez se hace más evidente la diferencia que significa el lugar, la manera y la calidad del visionado para que un film permanezca o pase de largo.  He armado dos grupos. Uno compuesto por 5 películas argentinas y otro por 6 películas internacionales.  Empecemos, pues:  TRENQUE LAUQUEN (Laura Citarella, Argentina, 2022) Las películas de Citarella son mundos (espacio), son momentos (tiempo) a los que quiero mudarme. Quiero recorrer las calles de Trenque Lauquen en la bicicleta de la protagonista; quiero escuchar el programa de radio del pueblo donde las mujeres cuentan las cosas más interesantes; quiero comer las dos medialunas que dejó el protagonista que, enamorado, obsesionado, preocupado busca a su novia siguiendo huellas imposible